Killing Zoe fue uno de los grupos de culto más subterráneos de la efervescente escena gijonesa de los 90. Nacidos en pleno canto del cisne del Xixón Sound, su trayectoria nunca llegó a la edición comercial, pese al reconocimiento crítico y a los galardones recibidos por algunas de sus grabaciones (hoy inencontrables).



jueves, 25 de febrero de 2010

Guía de audición de Killing Zoe

Unas palabras de Alex Valero "Danda":

Me alegra sin medida ver después de tantos años que Killing Zoe, ese grupo gijonés con el nombre de una olvidada película de un ex-amigo de Tarantino, ha recuperado la presencia en el ciberespacio tras un amago de web ya desaparecida hace muchos años. El tiempo y la perspectiva permite ver lo que entonces no era evidente: que KZ fue uno de los mejores grupos presentes pero no integrados en la escena del "Xixon Sound", y por desgracia uno de los que tuvieron menor repercusión... inmediata. Afortunadamente, sus restos fueron el abono que fertilizó el terreno para la aparición de grupos ya de sobra reconocidos, como Cuac! o Senogul.

Lo primero, antes de seguir tirando flores al grupo, es dejar claro que he formado parte de Killing Zoe, pero con matices: no se me puede oír en ninguna de sus grabaciones de estudio, salvo por unos segundos fugaces de la caótica parte central de "Zyriab". Pero eso forma parte de la historia, para bien o para mal... Yo, el trubieco bizarro que tenía que coger varios autobuses para ir a los ensayos, siempre me he considerado más o menos ajeno al grupo, formado realmente por cuatro amigos de Gijón. El caso es que considero la primera maqueta de KZ, con la que no tuve nada que ver, una de las mejores grabaciones que se realizó en Asturias en los años 90. Ahí queda eso.

Espero que en este blog se pueda ir recogiendo el interesantísimo material que quedó de aquellos años. Y también deseo poder decir unas cuantas cosas más sobre estos musicazos a los que acompañé, cuatro de las mentes más creativas de Gijón reunidas durante unos pocos años en un mismo proyecto. Ahora las circunstancias les han separado, pero sé que siguen siendo buenos amigos y los mejores cada uno en sus ocupaciones.

Ahora, disfrutad de las grabaciones del grupo. Pensad: un grupo sin contrato discográfico ni amigos en la escena. Con un concierto al año, como mucho. Con ensayos caóticos en garajes y casitas de las afueras. Entrando al estudio de grabación sin bajista ni batería. Y luego, ¡qué resultados! Yo me alegro mucho de haber estado allí para verlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada